sábado, 30 de mayo de 2015

Porque Federico no me cansa

Imagen tomada de Lionel

Ya publiqué, en Diciembre de 2013 una tontuna en referencia clara a un romance lorquiano que todos conocemos. 
Escribí, con el título Luna verde por Federico

Verde campo y verde cielo.

Te veo pintar de verde,
los cielos que yo más quiero.

Yo  dejaré tu cintura,
prendida de terciopelo. 
De verde, tu pelo suave,
de verde, mi cielo negro.

Y soñaremos dormidos,
en una cuna de enebro,
las mejores filigranas
de los primeros requiebros.

Entre tu boca y mi boca,
entre el aire de los tiempos,
galopan libres las alas,
de las miradas al viento.

Porque yo te quiero verde,
desde los  pies, al cabello.

Verde, en mi luna de fuego.

¿De qué color es la luna?
del que tú quieres que sea,
es blanca sobre la aldea,
verde en la mar reflejada,
azul es en tu mirada,
y roja en la rosaleda.- Decía Jenofonte

¿De qué aroma se enmascara? 
-De ese a ti te sacia,
del que a todos alimenta.
Sabor a pan de una hogaza
tras una ventana abierta.
verde en la mar reflejada,
azul es en tu mirada,
y roja en la rosaleda.- repuse yo

La luna mira en el mar
como si fuera un espejo,
su imagen en el reflejo
y le da por meditar,

si no será mucho hablar
el del poeta perplejo,
que vio de tono bermejo
su cara al alborear.

Piensa de alguna manera,
que entre poeta y cantor
no habrá mirada sincera,

porque cualquier soñador
puede verla como quiera,
sin respetar su blancor...Dijo jenofonte amigo

La luna mira coqueta,
sobre el espejo, su cara,
de una sonrisa adornada
con colores de azucenas

Porque nuevamente estrena
sobre sus muslos, la falda.
sobre la luz, su mirada,
recogiendo su melena.

Sueña, con un lunar negro,
sobre su manto de espuma,
con locuras de requiebros.

Con lenguas de frío fuego,
lamiendo su carne oscura,
sin perseguir un soneto.. - rematé yo.

Como ven, hacer encadenados es un juego al que jamás hago renuncios, porque me fascina seguir los textos, como muchos saben por experiencia :-) 

Hoy he leído un análisis precioso de los dos primeros versos del romance de Federivo. “Verde que te quiero verde./ Verde viento. Verdes ramas.”

Un fragmento de ese análisis realizado por Lionel Yino Sanchez


En esas nueve palabras, en esos dos versos hay solamente un verbo: “querer.” y aparece en tiempo presente y teniendo como sujeto, un yo misterioso. 

¿Quién exclama ese “Verde que te quiero verde.”? Responder que es Lorca quien lo hace, eso, aunque parezca valido, no es lo correcto. 

Lo correcto es preguntárselo al texto, al poema mismo, porque esa evocación se repite como una constante en cada una de las cinco estrofas que componen el texto. Y se repite en tal forma que en “El largo viento, dejaba/ en la boca, un raro gusto/ de hiel, de menta y de albahaca.” 

Me gusta, me ha gustado mucho, y como me descuide, releeré por enésima ve< un romancillo cualquiera que me deje por montera colores para vivir, a pesar de que las caracolas lunares, hoy no se dejen abrir



8 comentarios:

  1. Federico desata la inspiración y la imaginación... es un poeta de los colores; aunque predomine el verde siempre...quizás por incipiente y recién nacido el color de lo nuevo...hasta en sus cosas en prosa se nota el bello ritmo del poema...
    El título de este post lo hago mío también

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nunca cansa porque desgrana su ritmo en ese nuestro ritmo interno. El de la luna y las ramas, el de sombras y silencios. Como el del sol y las playas, como las ascuas del fuego

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Lorca, el poeta que sugiere.

    A partir de sus palabras comienza a trabajar la imaginación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En mi caso es el ritmo. Esa cadencia poética, que puede ser de heptasílabas, o endecasílabas, por decir. Me atrapa el ritmo, ignoro por qué, pero es así. la imagen que venga a mi mente, es lo de menos, llega con ritmo. De hecho no cuento las sílabas, yo diría que nunca. Porque estoy segura que cuadran.

      Un día me pongo a ello y descubro que cada verso tiene una medida, y me frustraré, pero de momento, dejo que sea el ritmo quien me traiga las palabras.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Precioso y a la vez didactico Post. Es un placer leer poemas y textos tan llenos de sensibilidad. Admiro a Lorca.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias. Fui a Granada por ver la Alhambra y por el huerto de san Vicente, donde los veranos dejaban hilos de artesanía en las sienes de Federico, quien luego tejía cantos de lunas y mieles.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Hola Albada, te dejo el mensaje aquí: en tu blog no hay nada, pone algo así como que el dominio está libre... supongo que ya lo sabes pero por si acaso.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que cambié a blogspot. Te mandaré a tu blog.

      Un beso

      Eliminar

Será un placer saber que pasaste por aquí. Gracias por tu tiempo